No nos engañarán

A la fecha—viernes 8 de noviembre, 2019—el gobierno de Chile ha pasado las últimas tres semanas fluctuando una y otra vez entre estrategias de brutalidad letal, manipulación divisoria, y una pacificación engañosa sin aún lograr frenar la ola de resistencia. Los eventos de estas semanas nos ofrecen una útil plantilla de estrategias de represión estatal y cómo contrarrestarlas, burlarlas, y sobrevivirlas en el tiempo.

El 6 de octubre, el gobierno de Chile, encabezado por el rapaz multimillonario Sebastián Piñera, anunció un nuevo paquete de medidas de austeridad que empobrecerían aún más a la gente ya luchando por sobrevivir. Desafortunadamente para las autoridades, fue un momento inoportuno para apretarle el bolsillo a una población ya alborotada. Al día siguiente, en Ecuador, miles de indígenas llegaron a la capital para protestar un paquete de austeridad. Ocuparon el parlamento y chocaron con fuerzas policiales. El 14 de octubre, el gobierno ecuatoriano retrocedió, revocando la ley austera.

Ese mismo día, estudiantes saltaron a la acción en Chile organizando una serie de evasiones masivas en contra del alza en el costo del transporte público. Éstas culminaron el 18 de octubre con vandalismo, choques y ataques incendiarios que dañaron 16 buses y 78 estaciones de metro, así como varios bancos y otros edificios importantes, incluyendo las oficinas centrales de la empresa energética Italiana Enel. En represalia, Piñera anunció un estado de emergencia y toque de queda, esperando con ello apalear a la población y forzarlxs nuevamente a la sumisión.

Han estado circulando diversas teorías conspirativas en torno a los ataques incendiarios. Esto siempre ocurre cuando personas comunes y corrientes consiguen sacar de quicio a las autoridades, sorprendiendo a aquellxs que pensaron que el estado es el único protagonista de la historia. Teorías conspirativas sobre como el gobierno planeó la destrucción de sus propia infraestructura de transporte son irracionales y des-empoderadoras; también oscurecen el aspecto “estratégico” de los ataques. Sea por medio de destruir los torniquetes del metro o quemando estaciones, fue precisamente esta interrupción de la normalidad con la que lxs manifestantxs convirtieron las circunstancias desesperadas de sus vidas en un problema para lxs gobernantxs. Sin vandalismo y saqueo, el movimiento nunca se hubiera transformado en la fuerza que es ahora.

Al día siguiente, el 19 de octubre, Piñera suspendió el alza en el precio del metro. La velocidad con la que él hizo esto muestra que él sabía que había empujado a la gente al límite. Si hubiera esperado para bajar el alza de los precios, quizás hubiera podido anunciarlo más tarde, para así darle a lxs manifestantxs una sensación de éxito, de logro, y de esa manera sacarles de las calles. Por el contrario, habiendo ya jugado con su suerte, tuvo que suspender el alza inmediatamente con la esperanza de poder aliviar algo del resentimiento social antes de que la crisis empeorara. No funcionó.

Para un gobierno, el objetivo de las concesiones no es nada más que un truco para hacer que suficiente gente salga de las calles para así aislarles y luego derrotar a quienes queden en las calles. El 20 de octubre, Piñera expande el estado de emergencia a todo el país, anunciando desde la sede del ejército de que su gobierno estaba “en guerra contra un enemigo poderoso e implacable.” Este gesto, y por sobre todo el lugar desde donde habló, fue una declaración no tan codificada de que pretendía regresar a Chile a un estado de violencia asesina de la dictadura de Pinochet.

Pero una vez más, la gente en las calles no retrocedió. La gente continuó manifestándose, incluso cuando el ejército hirió y mató gente, y se rehusaron a permitir que las autoridades crearan divisiones, manteniéndose unidxs con la misma cohesión que le ha dado una larga vida al movimiento de Hong Kong.

Es por eso que el 23 de octubre, Piñera se vio forzado a anunciar la suspensión del paquete de medidas austeras y la introducción de reformas menores – lo que chilenxs han estado llamando “migajas.”

Nuevamente lxs chilenxs sabían que no debían ceder ante esto. Ese mismo día, los sindicatos de Chile declararon una huelga general. El 25 de octubre, se llevo a cabo la manifestación más grande en la historia de Chile, convocando a 1.2 millones de personas a las calles de Santiago demostrando así que apoyaban al movimiento que se originó desde actividad criminal masiva y continuó desafiando órdenes explícitas del gobierno.

Esto fue una gran derrota para Piñera – puso en evidencia que no podía ni resolver la situación por medio de fuerza bruta ni por medio de chantaje. Es por esto que el 26 de octubre, prometió levantar el estado de emergencia y cambiar su gabinete de ministrxs – sin darse de baja a él mismo. También cambió su retórica, felicitando a lxs chilenxs por manifestarse pacíficamente y sugiriendo una distinción entre familias respetuosas de la ley y criminales.

Resumamos: cuando Piñera no pudo contener al movimiento con violencia policial, intentó ganar tiempo con la suspensión del alza del pasaje de metro – mientras que al mismo tiempo declaraba ley marcial y movilizaba al ejército. Cuando esto no funcionó, cambió su estrategia a una de dividir y conquistar, halagando a la mayoría de lxs chilenxs al sugerir que sus preocupaciones eran legítimas y al mismo tiempo demonizando a lxs valientes manifestantes que comenzaron este movimiento.

Ahora que las cosas se han solapado—por no decir calmado—Piñera está tratando, nuevamente, de retornar a su estrategia original de uso de la fuerza bruta. El 7 de noviembre, propuso una serie de leyes para incrementar la penalización y criminalización de tácticas de protesta militante, incluyendo la auto defensa en contra de fuerza policial y el ocultar o proteger nuestra identidad en contra de la vigilancia de estado. Felicitar al movimiento por sus victorias, pero reprimir las formas en que éstas han sido conseguidas.

Más de 7000 personas han sido arrestadas y miles de personas heridas; a pesar de su obvia lealtad con los mercenarios uniformados del estado, la fiscalía admite la existencia de más de 800 demandas de abuso policial, tortura, violaciones y agresión. Piñera ha expresado su “total apoyo” para con la conducta de la policía y el ejército durante todos estos eventos, pero declarando que toda esta brutalidad no es suficiente. Además de arrestos, palizas, golpes, disparos y asesinatos, él quiere que la policía y el ejército puedan arrestar de manera masiva por períodos de tiempo extensos.

No nos equivoquemos, el movimiento en Chile no hubiera explotado de la manera en que lo hizo si no fuera por lxs estudiantes que organizaron acciones ilegales masivas. No se hubiera propagado por el país si no fuera por el vandalismo, ataques incendiarios, y actos de auto defensa en contra de ataques por parte de la policía. Si no fuera por los saqueos y los disturbios no se hubiera creado una crisis que exige una respuesta. El distinguir entre participantes “obedientes de la ley” y “criminales” en el movimiento es lo mismo que decir que es mejor que el movimiento nunca hubiera ocurrido – es un intento de asegurar que ningún movimiento como éste pueda suceder nuevamente.

Hemos visto esto muchas veces antes. El movimiento contra la policía y la supremacía blanca que explotó en la consciencia pública con disturbios en Ferguson logró agarrar vuelo porque lxs participantes originales atacaron a oficiales de la policía abiertamente, quemaron edificios y se rehusaron a ser divididxs entre “violentxs” y “no violentxs”. La Democracia, el sistema que gobierna en Chile, EEUU, y muchas otras naciones, también comenzó bajo el humo del crimen; si no hubiera sido por criminales revolucionarios, aún estaríamos viviendo bajo monarquías hereditarias.

Una vez más, el movimiento en Chile se encuentra en una coyuntura. Si la mayoría de lxs participantes acepta los halagos de Piñera y se felicitan a si mismxs por ser “pacíficxs” y “honestxs” en contraste con aquellxs que son “criminales,” esto le permitirá lograr medidas draconianas para asegurar que nunca más sea posible que lxs chilenxs se defiendan contra medidas de austeridad. Por el contrario, lo que se necesita ahora es que las tácticas “criminales” se propaguen a cada ciudadanx honestx, a cada persona que sinceramente quiere la paz. Ni Piñera ni nadie más que pretenda gobernar con fuerza podrá crear la paz; ésta sólo puede surgir cuando sus aspiraciones totalitarias sean destruidas.

Para entender lo que Piñera quiere, sólo necesitamos ver hacia Egipto. Desde que se retomó el control del país por medio de un golpe de estado militar en 2013 y de medidas como las que Piñera propone, el general militar al-Sisi reprimió cualquier protesta. Ahora el aspira a gobernar el país hasta por lo menos el año 2034. Aquellxs que sólo hacen revoluciones a medias sólo cavan sus propias tumbas, como dice el dicho.

Es mucho lo que está en juego. Manifestantes en Chile deben deligitimizar permanentemente los instrumentos de poder del estado como la policía, las cortes, el ejército, haciéndoles imposible mantener el orden con ninguna combinación de brutalidad, concesiones y prosecución legal. Es la única manera de salir de esta pesadilla de la austeridad neoliberal.

Es de esta manera que los movimientos ganan contra gobiernos opresores; por medio de una combinación de acción directa y confrontamiento, solidaridad que atraviesa diversas demográficas y tácticas, persistencia e innovación estratégica.

Para apoyar a nuestros compas en Chile, hemos traducido y diseñado nuestros textos La Ilegitimidad de la Violencia, la Violencia de la Legitimidad y A Qué Se Refieren Cuando Hablan de Paz?, ambos textos tratan de estos temas. Les deseamos toda la fuerza para la lucha que sigue. Que caigan todos los Piñera.

La Ilegitimidad de la Violencia, la Violencia de la Legitimidad

A Qué Se Refieren Cuando Hablan de Paz?

------------------------------------------------------------------

* Haz clic en la imagen para descargar el fanzine.