La Universidad de Cantabria rectifica y desautoriza el acto fascista de Alfonso I

Reproducimos aquí las palabras del comunicado de la Universidad de Cantabria que, ante la presión estudiantil y  del resto de movimientos sociales  para evitar que una agrupación racista y fascista como Alfonso I tuviera acogida en sus instalaciones, ha decidido desautorizar las actividades del 19 de Octubre en el Paraninfo.

Comunicado: La UC desautoriza, por motivos de seguridad, el acto previsto para el 19 de octubre organizado por la asociación Alfonso I

El equipo de Gobierno valora, ante la controversia suscitada, la suspensión de la cesión de espacios

​La Universidad de Cantabria (UC) ha tomado la decisión de suspender la cesión de su Paraninfo para la realización de un acto por parte de la asociación Alfonso I. El equipo de Gobierno de la universidad ha conocido que, además de agresiones en forma de pintadas al inmueble del Paraninfo, se ha convocado, por parte de diferentes colectivos, una manifestación en los aledaños de la calle Sevilla durante el evento. Todo ello hace recomendable la desautorización por motivos de seguridad.

Ante los comentarios suscitados por este evento la UC quiere subrayar, una vez más, la diferencia de naturaleza de los actos públicos celebrados en sus dependencias; por una parte, están los organizados por la propia institución, que responden fielmente a los criterios y posicionamiento de la universidad ante la sociedad; y por otra, los organizados por terceros, asociaciones de todo tipo, partidos políticos, sindicatos, empresas, etc.

No es la primera vez que desde distintos colectivos se solicita a la UC que arbitre sobre los contenidos de los eventos, que, sin estar organizados ni patrocinados por ella, se celebran en sus dependencias. La universidad ha actuado siempre escrupulosamente, entendiendo que el límite, en este caso, no puede ser otro que la legislación y normativa vigentes.

La cesión de espacios de la institución para la celebración de actos por parte de terceras personas u organizaciones responde a la demanda social de poder usar un espacio público singular, siempre asumiendo que la UC no tiene en estos casos responsabilidad sobre sus contenidos.

La reedición de situaciones como la que se está viendo en las últimas horas, hace que además de la desautorización de este acto, el equipo de gobierno valore la suspensión de cualquier cesión a terceros para la celebración de eventos en sus instalaciones.