Entrevista a compas anarquistas contra IIRSA

¿Qué es IIRSA?

IIRSA significa “Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana”. Se trata de un nuevo proyecto mercantil extractivista para Sudamérica, surgió en el año 2000 en Brasilia, y es una trato entre doce países de América del Sur (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Financiero de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) que implica profundos cambios estructurales a nivel geográfico, devastación de los hábitats, comunidades y flujo de mercancía. LA IIRSA se constituye de 600 megaproyectos que equivalen al 97% del territorio sudamericano, está planificada y trazada desde el centro del continente hacia las costas y los ríos que se dirigen al mar. Se compone de diez ejes: ocho transversales y dos longitudinales. Contiene una doble subordinación: por una parte, de los países sudamericanos a Brasil; y por otra, de toda la región al capital mundial. Las regiones son contempladas según su actividad industrial y concentración poblacional, y según sus “recursos naturales”. A nivel mundial, es el proyecto más ambicioso de ordenamiento territorial hecho desde los albores del poder económico en complicidad con los estados.

Contiene la construcción de gran infraestructura para conectar los grandes centros de producción con los de consumo, que abaraten y aceleren los traslados, reforzando al mismo tiempo el control y la represión. La idea que propone es adecuar los territorios a las mercancías (gas, petróleo, minerales), tecnologías, información y negocios, ponerlos a producir a niveles gigantescos de extractivismo y explotación generalizada. Establece así un nuevo ordenamiento lógico y nuevas fronteras para los intereses del poder. Se conecta el consumo y la explotación como un único principio que justifica la devastación, la muerte, unidos directamente con capitales europeos y norteamericanos. La ejecución en esta fase del capital está pensada por tratados que tendrán duración por muchos años más, es por eso la importancia de la proyectualidad en la resistencia.

¿ Cuáles han sido las principales resistencias contra IIRSA?

Las consecuencias de la industrialización del planeta se hacen visibles diariamente en los entornos y en las vidas que habitan en él. El cambio climático, la sequía, la erosión de los suelos, la ausencia de oxigeno en los mares, el derretimiento de glaciares, la expansión de los desiertos, la deforestación, la contaminación desenfrenada de la minería, son el resultado de más de 200 años de extracción sistemática en Sudamérica (ABYA YALA O WALL MAPU PARA ALGUNOS PUEBLOS ORIGINARIOS), intensiva y sin límites de los “recursos de la Tierra”, estragos que hoy vemos en la desaparición de especies animales y vegetales, multiplicación de la miseria, consecuencia en la destrucción de la Tierra y la Mar, la que nos da la vida.

Las principales resistencias contra IIRSA se han dado desde algunxs pueblos originarios, que defienden la tierra en la que habitan con cosmovisiones de respeto y reciprocidad con el entorno (en diferentes niveles y planos claramente), y que no aceptan que empresas extractivistas invadan los hábitats y destruyan su forma de vida milenaria. Por ejemplo en las amazonas históricamente ha existido una fuerte lucha contra las petroleras, con la resistencia de Sucumbios y Orellana en el noreste de Ecuador [1], o la ciudad amazónica de Bawua [2], Perú, donde hubo 33 asesinadxs en las protestas del 2009, entre otras. O en los pueblos originarios del sur de Bolivia en defensa del TIPNIS (Parque Nacional y territorio Indígena Isiboro Secure) [3], ante una carretera que pretende cortarlo en dos, amenazando con la extinción de comunidades y naturaleza donde milenariamente viven mas de 58 pueblos originarios, y luego de una oleada de protestas pudo pararse la construcción del camino torciendo el brazo del burócrata populista Evo Morales. Otro ejemplo son los Shuar [4] en Ecuador contra el extractivismo de la Megaminería de capitales chinos, y el pueblo mapuche al sur del continente contra las forestales y las hidroeléctricas.

A pesar de que muchas comunidades ya están viéndose enfrentadas a las consecuencias de la instauración de IIRSA desde hace bastantes años, este es un megaproyecto que hasta hoy se encuentra invisibilizado a nivel de la opinión pública. Esto, con el fin de parcelar los conflictos, separarlos como si no tuvieran nada en común y como si no estuvieran la mayoría insertos en este descomunal proyecto que engloba todo el wall mapu.

Luego desde lxs anarquistas han existido múltiples formas de accionar la resistencia y avanzada, desde acciones directas, apoyo a luchas ilegalistas contra la devastación en todo el sur del continente, de sabotaje, acción callejera, mitines contrainformativos, intervenciones; solidarizando con la resistencia de los pueblos originarios, desbordando las marchas/ carnavales ciudadanas; propaganda informativa y de agitación desde diferentes contextos y ámbitos, tratando de impulsar con mayor precisión la revuelta y la crítica radical al sistema capitalista, manifestando la multiformidad de las prácticas de la lucha anárquica y entendiendo que la lucha es larga y continua. Se ha impulsado toda una perspectiva en torno a la lucha contra IIRSA, tanto en el plano del conflicto social, tanto en el plano de critica antiautoritaria, lamentablemente no se da en todos los territorios, sino que en algunos específicos, pero al menos la urgencia de plantear IIRSA como uno de los principales enemigxs que hay que visibilizar y atacar está llegando a más círculos y grupos en resistencias. Sin tampoco plantear que existe una expansión grande de las perspectivas anarquistas, a veces enfrascadas en aislamientos y problemas internos que no dej an avanzar lo suficiente.

¿Cómo se ha evidenciado IIRSA en su implementación y de qué forma se ha propagado?

En muchos lugares ya se ha manifestado y evidenciado el proyecto IIRSA, como por ejemplo en Perú, con la carretera interoceánica en Madre de Dios que trajo consigo invasión de tierras, contaminación por minería de oro, extracción de tipo petrolera y agroindustrial.

Por otro lado en Colombia el departamento de Putumayo, que está siendo atravesado por dos ejes de integración IIRSA: el eje amazónico, que contempla puertos, carreteras y canalización del río para hacerlo navegable, y el eje andino, que contempla carreteras y tendidos eléctricos, condenando a los pueblos a desaparecer. Estas evidencias en el desarrollo del proyecto también han logrado mayor visibilización, porque también las resistencias han sido arduas dada sus consecuencias.

Particularmente en el estado de Chile y de Argentina se han encargado de ocultar el proyecto como parte de un plan sudamericano. Esta falta de información es una estrategia para presentar el megaproyecto como proyectos aislados y regionales, para focalizar su propaganda de progreso, marginalizar la resistencia y no poder vincularlas entre sí como un todo de avanzada de los bancos, la mercancía y los magnates burócratas. Ejemplo es el mega puerto de Valparaíso que no se ha vinculado en su propaganda con el proyecto IIRSA, sino como una iniciativa regional donde, sin embargo, ha existido un fuerte rechazo de parte de la población, pero no se tiene claridad contra quien se está resistiendo, porque no es directamente la empresa vinculada, ni la empresa oficial, sino un proyecto completo de la estructura devastadora del capital.

¿De qué manera se diferencian lxs anarquistas de las posturas reformistas?

Nosotrxs consideramos que: para no luchar con un carácter reformista debemos plantearnos desde la lucha ilegalista, fuera de una lógica antropocentrista, que ponga los supuestos intereses humanxs sobre las demás formas de vida, en desfase de todo el entorno y de los diferentes hábitats. Por otro lado, no vincularnos de ningún modo con grupos políticos que tengan como objetivo llegar al poder, ser parte del estado, en ese sentido no podemos confundir principios, medios y fines en nuestra proyectualidad. Además, queremos la destrucción total de la infraestructura, tanto materialmente, como posibilidad de ejecución, y no solamente desplazarlas de forma geográfica o mejorar legalmente sus emisiones de carbono, sino que desaparezca en su totalidad y que eso implique una resistencia concreta al capital y su forma de vida.

No queremos a la IIRSA ni aquí ni en ningún lado, es decir, no queremos al capital y al estado ni el extractivismo ni aquí ni en ningún lado, y toda avanzada de la industria trataremos de pensar y accionar para destruirlas. Estamos luchando contra la autoridad y el modelo de vida que han impuesto a través de la sangre, ahora se llama IIRSA, y ahí apuntamos, pero no quedar sólo en la reacción, sino tratar de avanzar lo máximo posible, con coherencia, muchas ganas, y no perder el rumbo de los principios antiautoritarios y antipatriarcales en nuestras relaciones y lucha contra las máscaras de poder y su concreta devastación.

Frente a esto ciertas formas del afrontar se han hecho cíclicas, a veces apuntando hacia un lado, luego apuntando a otro, en un lugar se expande la radicalización y en otro se contrae o la política del poder hizo de las suyas. Es por eso que cada contexto y grupos se van constituyendo de su propio proceso, y en eso a veces se aparece y en otras se desaparece, he ahí las dificultades, entendiendo que en todo momento está el mundo de la ciudadanía, y todo el reformismo, ecologismo y marxismos dando vueltas como algo que te encuentras cuando sales a afrontar, y en ese sentido a veces se transforma en un problema, y en otras se transforma en un problema más grande. Por otro lado, es importante enfatizar que las posturas de lxs anarquistas son diversas, en lo largo del territorio, constituidos por sus contextos, experiencias, individualidades, posiciones y procesos de lucha.

Entonces ¿Cada uno camina por su lado? ¿Cómo es la comunicación entre las resistencias?

No, porque existen muchas empresas o proyectos que tienen presencia en varios países. Esto hace que algunas resistencias se comuniquen y se coordinen para enfrentarlas, desde lo mínimo hasta lo más ambicioso (propaganda, solidaridad, acción directa), sin embargo, la distancia siempre afecta de estar enteradx de lo que sucede en otros lugares.

La comunicación entre compas de Chile Argentina y Uruguay, al menos desde el lugar que hablamos, ha logrado perdurar por la cercanía y la propaganda (tanto periódicos y textos) que se ha llevado a cabo. Aún no de la manera más fructífera, incluso de manera dispersa y aislada, pero eso no impide estar al tanto de diferentes conflictos en esas zonas, tratando de solidarizar con las luchas de diferentes territorios.

Impulsando encuentros e instancias de propaganda y solidaridad según como se han ido plantando las prácticas y los debates en todos los planos del conflicto. En lugares más internos dentro del estado en Chile se ha logrado visibilizar algunas empresas, como forestales, termoeléctricas, salmoneras, etcétera, llegando a lograr rechazo entre la gente, sin embargo, los intereses políticos y la represión han atacado fuertemente contra la movilidad social, además con mucha propaganda tanto de la izquierda como del gobierno contra la lucha de los pueblos originarios y las posturas anarquistas. Frente a estos temas es que se ha intentado plantear instancias de encuentro y coordinaciones mayores, y en ese sentido hay muchas experiencias que contar y seguir intentando de qué forma podemos hacer más efectivo el ataque, la crítica radical al capital, y defender la tierra contra la invasión industrial. En este momento están saliendo más textos y videos que están profundizando la crítica y la perspectiva desde lxs anarquistas, ahí se están visibilizando las diversas experiencias en torno al conflicto contra la IIRSA que se han ido viviendo.

¿Cuáles son las posturas de ustedes como anarquistas contra IIRSA?

Principalmente es informar a las personas e incitar a enfrentar el proyecto, evidenciar la resistencia sin esconder quienes somos y desde donde hablamos y actuamos, llamar a la acción, al sabotaje individual o colectivo, al conflicto social, a la coordinación informal entre afines, teniendo en cuenta que lxs enemigxs están encima y tienen infiltradxs, informantes y bocones que siempre perjudican la manera de plantear nuestras acciones y propuestas. La idea es abarcar desde los planos más cotidianos hasta los más macros del conflicto, sin ocultar que es parte del progreso del capital, y de la lógica de la forma de vida autoritaria de naciones la que implanta la muerte por los territorios y la masacre de especies y de flora nativa, tanto también en la vida humana como su explotación.

Es importante frente a este punto resaltar que son empresas concretas las que están siendo atacadas, como las inmobiliarias de la gentrificación, la megaminería, las hidroeléctricas, las megacarreteras y los megapuertos principalmente.

Por otro lado hay que vincular los proyectos no como algo aislado sino que defiende y es producto de una forma de vida concreta: la vida de la jerarquía, es en este punto donde la crítica es amplia e integral, contra la política, la democracia, las cárceles y todo lo que puede significar la vida del capital.

¿Cuáles son las principales diferencias entre ustedes en la forma de analizar y enfrentar el conflicto?

Las principales diferencias están desde donde se aborda lo teóricopráctico frente al conflicto. Dependiendo las estrategias y las posiciones diversas dentro de nuestras formas de proyectarnos. Para algunxs anarquistas son excluyentes estas diferencias de relación a la lucha social/ antisocial, para otros no del todo, por la necesidad de coordinación y expansión de la revuelta y de lo que pasa en la calle con el ámbito no-anarquista, que generalmente son ecologistas o gente que está directamente afectada con el trazado de los megaproyectos.

Cada individux o colectividad hace un catastro amplio de posiciones y enriquece las miradas; pero, por otro lado, también genera diferencias que a veces es difícil relacionar. Estos debates y estrategias aparecen según las circunstancias y con altura de miras de acuerdo a las experiencias que venimos llevando a cabo y la urgencia de algunas coyunturas. Sin embargo no es algo que esté zanjado y siempre se va debatiendo de acuerdo a los aprendizajes, y por sobre todo, el nivel de tolerancia frente a los límites de nuestras coordinaciones informales, y las coordinaciones con gente que sale del ámbito anárquico .En este sentido hemos cometido muchos errores, pues comenzar a plantear un conflicto conlleva diferentes aspectos, que a veces salen de las manos, pero otras veces el objetivo es logrado y seguimos adelante, entendiendo que la proyectualidad de esta lucha será por muchos años y a veces la misma coyuntura te lleva a otros lugares. El fin es expandir la anarquía y aprender de las experiencias, y en ese sentido si ha existido un aprendizaje y lugares donde se ha logrado mejor coordinación y fortaleza contra lxs enemigxs, y por otro, no hemos sabido cómo resolver o mantener una tensión que genere avances, entendiendo que la represión, los conflictos internos y la apatía social general cuesta evidenciarlas del todo en el momento de accionar u organizarnos para fines específicos.

¿Están de acuerdo con ocupar el legalismo para ganar momentos del conflicto?

No, porque es una forma de ver las cosas de manera utilitarista y capitalista, y de esta forma estaríamos jerarquizando la lucha. Apostamos a la agudización del conflicto, contra toda forma de autoridad, y ese es nuestro único principio, medio y fin. Frente a esto somos claros, y no tranzamos lo que consideramos réplica de la lógica de la jerarquía, la explotación y la dominación.

¿ Cuál es la relación con grupos políticos que buscan el poder dentro de la resistencia contra IIRSA?

Para algunxs izquierdistas y anarquistas más tolerantes a los marxismos más heterodoxos o izquierdas varias se le hace comprensible esta forma de entender las cosas. Nosotrxs estamos en desacuerdo porque estamos en desacuerdo con cualquier ideología del poder y frente a esto no aceptamos ninguna charlatanería política. En ese aspecto siempre tenemos enfrentamiento con estos seres, pero al menos reforzamos lo nuestro, y evidenciamos sus intereses de poder, cuando se hace necesario los encaramos y otras veces seguimos con

la forma que consideramos, dependiendo lo que se vaya dando, la coyuntura y la gente que se encuentre. Lamentablemente siempre aparecen y en ese sentido reforzamos nuestras prácticas, hacemos notar las diferentes intenciones con los politiqueros y seguimos donde consideramos que podemos mantener el vínculo real y la radicalización del conflicto. Lamentablemente muchas veces con retóricas anarquistas hay algunos grupúsculos que llevan sus prácticas de manera autoritaria, y en eso, a veces es muy sutil verlo de una sola vez, sólo con la experiencia del enfrentamiento es que se evidencia la charlatanería y su intención recuperadora de nuestras perspectivas.

¿Cuáles son los límites que han encontrado y que encuentran frente al conflicto?

Los limites están basados en nuestrxs principios y prácticas como anarquistas. Por lo tanto, no trabajamos con ecologistas. En algunxs casos hemos tenido abiertos enfrentamientos en la calle por su pacifismo y su afán de símbolo mártir ansioso de poder y mesas de diálogos con lxs enemigxs, en la negociación burocrática, representativa con lxs asesinxs de siempre. Negociando la vida, aceptando la lógica autoritaria. Con ellxs ni ahora ni nunca. Y lxs zurdxs aprovechan todo momento para intentar infiltrarse; además, como dijimos anteriormente, se apropian de retóricas anarquistas para validar lógicas autoritarias. Eso es muy sutil y problemático porque lo consideramos una inserción dentro de nuestros grupos y prácticas, que con el tiempo se van desenmascarando y cayendo por su propio peso. Nuestro afán no es simplemente colorear el capital, o trasladarlo, sino que destruirlo por completo, desde lo micro a lo más macro. Esto sin dejar de abrir las puertas a lxs rebeldes genuinxs, y personas que quieran conocer las ideas y prácticas anárquicas.

¿ Cuales son los grados de coordinación entre lxs anarquistas?

Si existen grados de coordinaciones entre lxs anarquistas. Se comparte información, se convocó a una semana de agitación contra la IIRSA que fue apañada por muchxs compas de diferentes lugares, con actividades, acampadas, protestas, mitin y sabotajes a las infraestructuras de los proyectos, se realizó el mes por la tierra y contra el capital o mes por la liberación de la tierra en donde se hicieron más de 30 actividades alrededor del Wallmapu en distintos espacios ocupados y recuperación de tierra, con actividades como: reforestación de espacios contaminados, limpieza de basurales, talleres de medicina natural, recuperación de saberes de los pueblos originarios, acciones directas de toda índole, solidaridad con distintas luchas en defensa de la tierra, charlas informativas y de debates, encuentros fraternales, lecturas de poesía, intervenciones callejeras, caminatas por lugares no devastados, sabotajes, propaganda en calles, fanzines , periódicos y murallas, y múltiples formas de acción. Como mencionábamos anteriormente, desde nuestra experiencia existen buenas vías de comunicación entre algunxs compas de argentina, Chile y Uruguay, porque constantemente se viaja y se tiene en cuenta en que está el conflicto y la expansión de la lucha anárquica. De otros lugares tenemos entendido que lxs compas están multiplicando las actividades, la solidaridad y la propaganda, pero de los niveles de coordinación no estamos al tanto. Pero hemos tenido información que están activxs en la resistencia lugares como Bolivia, Paraguay y Colombia en sus respectivos conflictos.

¿Cuáles son las principales diferencias en la forma de enfrentar los conflictos según las zonas?

Las diferencias principales son los contextos, las posturas a enfrentar las problemáticas de cada lugar, de lo que nos atraviesa como individuxs y el desarrollo de la historia de los territorios, por ejemplo enfrentar los proyectos de la IIRSA desde el campo, desde pueblos y ciudades grandes hasta los niveles de devastación de avanzada son formas que tienen su propia lógica y experiencias, y esto también se trasluce en los procesos de resistencia y posturas anárquicas que se van dando en cada zona. Han existido hasta ahora diferentes instancias, tomas de terreno en defensa de la tierra, ocupaciones con el mismo fin, afiches informativos de agitación, propaganda callejera, barricadas, acciones directas, sabotajes, instancias públicas; actividades en la calle, paneles informativos, proyecciones de documentales, elaboración de textos de análisis, mapeos del proyecto, actividades artísticas e intervenciones callejeras, y una coordinadora permanente entre antiautoritarixs para abordar la lucha contra el proyecto. Hasta ahora la presencia en la calle está en alza y el tema cada vez se está informando más, esto conlleva la responsabilidad que de algún modo somos nosotrxs mismxs lxs que estamos levantando el conflicto en algunos territorios y frente a este sentido es necesario fortalecer los grupos de afinidad, los vínculos, los modos de comunicación porque la represión a medida que avanzamos nos tiene más en la mira y frente a esto hay múltiples perspectivas que más que nada enriquecen las múltiples formas que podemos enfrentarnos al megaproyecto, sabiendo que tiene una proyectualidad, y de nuestro modo, velar por la organización informal, multiforme y coordinada.

Aprender con los errores, siempre tener una mirada autocritica, ser realista con algunas posibilidades, y a veces espontáneos y soñadores, porque de eso se trata: de traslucir todas las formas, y de vivir lo másposible la lucha por la libertad.

Algunas palabras para finalizar..

Es importante afrontar los nuevas formas y proyectos que adopta la arremetida del capital y los estados en nuestros entornos, romper con lo establecido que sólo ha generado muerte, devastación y explotación. Expandir la revuelta, los principios, ideas y prácticas anárquicas y antipatriarcales, solidarizar de distintos modos por la lucha por la libertad y la anarquía, contra la industria y su asquerosa máquina de muerte, dure lo que dure, y cueste lo que cueste, siendo estratégicxs y apuñalar donde más duela a la autoridad.

Destruir el poder de manera individual, colectiva y contra su infraestructura. Luchamos contra cualquier proyecto que amenace la naturaleza y la vida y defenderemos la tierra hasta cualquier instancia.

Hacemos memoria por el compañero anarquista Santiago Maldonado que murió en defensa de tierra recuperada por el pueblo Mapuche contra el magnate Benetton este año, un ejemplo más de cómo están pasando las cosas por aquí. Que la resistencia contra IIRSA, la resistencia de los pueblos originarios y el desborde y la propaganda desde las ciudades contra el poder tiene. una misma base y un mismo enemigx: el capital, el estado, la jerarquía y la autoridad.

-------

[1] http://www.voltairenet.org/article127827.html
[2] http://olca.cl/articulo/nota.php?id=2536
[3] http://periodicoellibertario.blogspot.cl/2013/05/bolivia-la-luchadel-tipnis-fue-el.html
[4]  https://es.mongabay.com/2017/01/ecuador-tension-laamazonia-conflicto-minera-china-comunidad-shuar/

--------

* Entrevista realizada en 2017