Abril 2018

Fecha: 
Jueves, 10 Mayo 2018 - 7:30pm
Acto homenaje a las víctimas del Caso Almería en el Parlamento de Cantabria
Etiquetas: 

Estimada/o compañera/o

Como tal vez recuerdes, el día 10 de mayo de 1981 miembros incontrolados de la Guardia Civil participaron en el secuestro, torturas y asesinato de tres jóvenes trabajadores residentes en Cantabria que se habían desplazado a la provincia deAlmería para asistir a una fiesta familiar. Los asesinos alegaron que los habían confundido con militantes de ETA, pero lo cierto es que en ningún momento hicieron las comprobaciones lógicas y oportunas.

Desde la Asociación de Memoria Colectiva de Cantabria – Desmemoriados organizado en el Parlamento de Cantabria en el 37 aniversario de la fecha señalada un homenaje, en lo que consideramos un acto de justicia, dignidad y reparación a las víctimas y a sus familias de lo que se dio en llamar “Caso Almería”. Contamos con vuestra presencia, solidaridad y difusión del citado acto de homenaje.

 

No sé si debiera o no sorprendernos, que en los tiempos donde la información que nos llega lo hace en unas cantidades abrumadoras, la situación en la que se encuentran las personas presas de este país pase completamente desapercibida para el común de los mortales.

Esto no sucede precisamente porque se nos escapen estas noticias dentro de ese maremágnum de artículos a los que internet y otros medios nos dan acceso. Más bien ocurre porque en las pantallas no quedan bien las condiciones en las que se desarrolla la vida dentro de las cárceles. Porque, cuando se trata de prisión, parece que nos cuesta mantener la mirada y condenamos al ostracismo todo lo que sucede intramuros.

Pese a las llamadas de atención que realiza el Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa o los datos reflejados en el Informe Anual del Defensor del Pueblo (156 fallecidos, 23 por suicidio), las más de 250 personas afectadas por las 117 denuncias por malos tratos publicadas en 2017 en el informe CPDT (Coordinadora para la Prevención y la Denuncia de la Tortura), la situación no tiene atisbos de cambiar.

La CPDT, avisa: “El número de denuncias reales por tortura y/o malos tratos en el Estado Español es superior al número de denuncias incluidas en este informe.”

La impunidad de los funcionarios, y el respaldo del Estado y las Instituciones hacia las fuerzas del orden público es tal, que se permiten lindezas como la ocurrida en 2012, cuando el Ejecutivo indultó dos veces a cuatro Mossos condenados por torturas o los hechos recientes de San Fermín, donde el sufrimiento de un una mujer violada ha sido banalizado POR LOS JUECES en beneficio de algunos miembros de las fuerzas de seguridad del estado que participaron en ella. En fin.

Pese a todo esto (o más bien por todo esto), dentro de las cárceles quedan personas que no tienen intención de pasar por alto las condiciones de vida que proliferan dentro de los muros. Lamentablemente, el eco que podemos hacer de las denuncias, protestas o situaciones que se generan dentro se ve comprometido por las trabas que la administración y el funcionariado dispone para ello.

Aún así, se está gestando entre las personas presas en lucha y los grupos de apoyo de la calle, una propuesta de HUELGA DE HAMBRE COLECTIVA de cara al 1 DE MAYO con el tiempo suficiente para que sea difundida, debatida y rebatida por quien considere que trata de poner de manifiesto las irregularidades constantes que suceden dentro de prisión: los malos tratos infligidos por los carceleros, los constantes traslados que imponen arbitrariamente, la explotación laboral, la permanencia en prisión de los enfermos crónicos (incumpliendo los artículos 104.4 y 196 del Régimen Penitenciario), la investigación de todas las muertes ocurridas dentro de prisión. La lista podría alargarse hasta aburrir. La huelga de hambre propuesta no nace de forma espontánea ni de un reducto de voces dirigentes. La acción prevista surge de una comunicación constante mantenida con no pocas dificultades entre las distintas personas interesadas.

La lucha de estas personas, dentro y fuera de las prisiones, no nace ahora, y en algunos casos no se ha detenido en años, y varios presos han iniciado huelgas de hambre en los últimos meses, como muestra de apoyo a otras personas presas o colectivos en defensa de personas represaliadas, o como método de defensa contra las injusticias que sufren todos los días dentro de las cárceles.

De cualquier manera, si no difundimos estas propuestas, si no las apoyamos, este Estado que se hace llamar democrático, garante de todas las libertades y los derechos habidos y por haber, seguirá actuando con total impunidad sin pararse un segundo a detenerse a mirar las muertes, la miseria y el sufrimiento que genera la puesta en marcha de sus lógicas y las administraciones que las hacen funcionar.

Ya es tiempo de no apartar la mirada ante lo que sucede dentro de las cárceles, y de condenar aquellas situaciones que hacen denigrar la dignidad, la salud, los derechos y la vida de las personas presas.

Fecha: 
Lunes, 7 Mayo 2018 - 8:30am
Concentración en apoyo a presxs en lucha
Etiquetas: 

La huelga de hambre propuesta desde el interior de las prisiones para la primera quincena de mayo no nace de forma espontánea ni de un reducto de voces dirigentes. La acción prevista surge de una comunicación constante mantenida con no pocas dificultades entre las distintas personas interesadas, estando abierta a cualquiera que quiera secundarla. Es sobradamente conocido que muchas de las personas que participan en este tipo de acciones son intervenidas hasta la médula por los omnipresentes motivos de “orden y seguridad”, así que el diálogo con estas personas no destaca precisamente por su agilidad e inmediatez. La propuesta de mayo ha estado en boca de unas y otras personas desde hace al menos dos meses, plazo que ha permitido la participación y aportación de quien tuviera interés en la misma, así como la difusión y expansión de ésta para que cualquiera pudiera sumarse.

Desde fuera, los grupos de apoyo nos volcamos en que esa comunicación entre personas presas pueda fluir o, siendo realistas, en que al menos pueda superar el filtro de seguridad para llegar a su destinataria. Debido a las conocidas dificultades que hay para mantener los canales de comunicación abiertos, toda antelación es poca cuando se trata de construir una propuesta colectiva. Las acciones que nacen por y para reivindicar los derechos humanos más fundamentales de quienes viven en prisión se construyen y se consensuan a partir de las distintas aportaciones de quienes quieren reivindicarlos.

Los acuerdos alcanzados no son fruto de la inspiración de una o dos personas, sino que responden al ánimo y a la voluntad de todas aquellas personas que quieren sumarse a la colectividad.

Es necesario aclarar esta premisa porque la institución penitenciaria, lejos de entender los motivos y las razones que llevan a las personas presas a utilizar su cuerpo como arma, criminaliza a quienes considera líderes y promotores de las acciones colectivas. Respecto a la propuesta del mes de mayo, que como decimos lleva meses preparándose, ya son dos los compañeros (que sepamos por ahora) que han recibido sendas amenazas por estos motivos: José Ángel Martins Mendoza y José Antonio Chavero Mejías. Bajo este pretexto, la administración puede verse legitimada para agravar la situación penal y penitenciaria de estas dos personas, que ya de por sí viven en una situación denigrante y vejatoria de aislamiento continuo.

Por el presente nos solidarizamos con quienes puedan sufrir represalias por tales convocatorias de acción colectiva, rechazando de llano que en este diálogo existan liderazgos de ningún tipo. La intervención de las comunicaciones de quienes “amenazan” el orden y la seguridad de las cárceles convierte en blanco fácil a todas aquellas personas que, pese a carecer de la más mínima intimidad en su correspondencia, se siguen atreviendo a participar en las propuestas de lucha colectiva.

Comprometen su salud y su vida por los derechos humanos burlados con descaro. Se exponen a las represalias, a los traslados y a los malos tratos por pedir un trato digno. Se autocondenan a un régimen de aislamiento por y para el respeto de su dignidad.

¿No vamos a solidarizarnos con quienes están en el punto de mira?

Si José Ángel Martins Mendoza y José Antonio Chavero Mejías son líderes y promotores de la propuesta de huelga de hambre para la primera quincena de mayo, nuestro grupo de apoyo también lo es.

A ver si se enteran de una vez:

¡¡¡QUE NO TENEMOS LÍDERES!!!

¡¡¡LA RESPONSABILIDAD ES COLECTIVA, DENTRO Y FUERA, COMO LA LUCHA CONTRA LAS CÁRCELES!!!

¡¡¡DENTRO Y FUERA, SI TOCAIS A UNX, NOS TOCAIS A TODXS!!!

Autodefensa y cuidados mutuos frente a la máquina carcelaria asesina

En el siguiente programa de radio hablan nuestras compañeras de Familias Frente a la Crueldad Carcelaria, Gracia y Toñi,  sobre la propuesta y proyecto de nuestra asociación, sobre los primeros talleres de cuidados mutuos que realizamos el fin de semana del 6 y 7 de abril y sobre el concierto organizado en Madrid el sábado, 14 de abril, para conseguir algo de dinero. Hablan también Antonia y Luisa, madre y tía de Manuel Fernández Jiménez, muerto en Albocàsser en octubre, informándonos sobre la concentración convocada en Murcia por la familia de Manuel el lunes anterior para señalar que, habiendo pasado seis meses desde su pérdida, aún no se sabe siquiera el resultado de la autopsia. Se habla también sobre la situación de algunos presos en lucha y se recapitula sobre los presos de Alasatsu, las peticiones fiscales desorbitadas que les amenazan y algunas movilizaciones de solidaridad con ellos.

Sobre la nación (y otros dogmas)

A partir de la reapropiación de imágenes de archivo de contenidos dispares (imágenes de guerra, partidos de futbol, celebraciones sociales, rituales religiosos, personajes históricos...), y procedentes de distintas fuentes (entre las que se incluyen películas de Chris Marker, Alain Resnais, Leni Riefenstahl o Gianikian y Ricci Lucchi, junto a imágenes de spots, telediarios...), la productora Zavan Films elabora este complejo y caleidoscópico trabajo sobre las identidades (nacionales, religiosas, comerciales...) y su relación con la guerra, los beneficios económicos y los "crímenes legales".

Páginas