Sin nido, locura y exilio