La guerra empieza aquí: el Bahri Hofuf vuelve al Puerto de Santander el 15-M

Fue el barco que puso sobre la pista a los activistas sobre la realidad de que en el Puerto de Santander atracan barcos que comercian con armas con destino a países en guerra (algo expresamente prohibido por las normas internacionales).

Previsiones del Bahri Hofuf

Previsiones del Bahri Hofuf

 

El Bahri Hofuf, de la naviera saudí, tiene prevista su llegada a Santander este martes, 15 de mayo, según reflejan Webs de seguimiento de tráficos marítimos. Tras su paso por el Puerto de Amberes (y previamente por Bremen o Hamburgo), ahora se encuentra en la costa inglesa. Su llegada a Santander está prevista a las nueve de la mañana.

El Bahri Hofuf es el barco de cuya existencia supimos el mismo día de la histórica manifestación del 8 de marzo en Santander, cuando lo desveló la activista Aurora Otero, de Pasaje Seguro Cantabria, a los manifestantes tras la lectura del manifiesto.

El Bahri Jazan en el Puerto de Santander (Foto: Carlos Atienza)

 

Después vendría el Panthera J, y el último ya ha sido el Bahri Jazan, aunque, en realidad, ahora sabemos que en el Puerto de Santander hay barcos con armamento CADA SEMANA.

El Bahri Jazan y el Bahri Hofuf pertenecen a la misma compañía, Bahri, que recientemente anunciaba la exclusión de Santander de sus tráficos sin que se esté cumpliendo.

Funcionan de forma sincronizada, hasta tal punto de que el Bahri Jazan, el segundo que vino (y que atracó en Raos, muelle 3, operado por Bergé, a la vista de todos desde Castilla-Hermida) lo hizo para cargar embarcaciones patrulleras y otros materiales que no pudo llevarse por falta de espacio su barco ‘hermano’ en la anterior visita.

Ahora vuelve el Bahri Hofuf, barco que fue rechazado en el Puerto de Bilbao –allí existe un intenso movimiento de protesta canalizado a través de la comisión La guerra empieza aquí, a raíz de la negativa de un bombero a asistir un barco–.

Este barco, además, llegó tras desconectar sus sistemas de localización, algo prohibido y sancionable, y que ha hecho que el tema llegue al Congreso de los Diputados por preguntas de Unidos Podemos.

RECHAZO SOCIAL EN CANTABRIA

Miembros de Pasaje Seguro se manifiestan bajo el lema “La guerra empieza aquí”

 

Tanto el Gobierno de Cantabria como Parlamento autonómico han expresado su rechazo a estos tráficos (en el Ayuntamiento de Santander no pudo ser, el PP votó en contra, en lugar de abstenerse como hizo el mismo PP en el Parlamento), si bien orgánicamente el Puerto de Santander depende del Gobierno central.

En el Consejo de Administración del Puerto de Santander hay miembros nombrados por partidos e instituciones. José María Fuentes-Pila, portavoz del PRC en Santander, anunció que preguntaría por este asunto en la próxima reunión, celebrada la semana pasada y de cuyo contenido no ha trascendido nada.

Estos tráficos de armas están generando rechazo social en Cantabria: Pasaje Seguro Cantabria recogió más de 18.000 firmas contra la presencia de este barco. Los barcos han sido recibidos entre protestas, y en La Vorágine se celebró una charla sobre el comercio de armas, en la que intervinieron miembros de La Guerra Empieza Aquí,

Ese colectivo está impulsando un documental para explicar en detalle todo lo que se está haciendo en su puerto y las empresas que fabrican armas. Se financia con crodwdfunding y la campaña está en su recta final, 

De la media de todas las operaciones recopiladas en el País Vasco, sale una cifra, 31 toneladas diarias, que es equivalente al peso de los explosivos empleados en el bombardeo de la aviación nazi de la población vizcaína de Guernica: un Guernica al día.

LA GUERRA DE YEMEN

Según explicaba en EL FARADIO DE LA MAÑANA de ARCO FM (103.2 FM) el historiador Mariano de Miguel, especializado en el mundo árabe, la guerra en Yemen comienza hace tres años, en marzo de 2015, como una guerra civil en la que no sólo está implicado el propio país, sino otras potencias: Arabia Saudí formó una coalición con el apoyo de Estados Unidos y países de la zona ante la sospecha de que los denominados rebeldes de Yemen estuvieran financiados por Irán, a quien Arabia Saudí ve como una amenaza.

Guerra en Yemen

 

Yemen era ya el país más pobre de la península arábiga, y fue uno de los últimos en unificarse.

Antes de la guerra había conflictos, pero el panorama desde hace tres años deja un país dividido en tres partes, “con los señores de la guerra y las milicias campando a sus anchas”, y una economía “destrozada” y una pandemia de cólera, efectos ambos acrecentados por el embargo al país por parte de Arabia Saudí que impide la llegada de víveres o medicamentos.

Según describía Mariano de Miguel, es una guerra en la que confluyen los motivos religiosos por la presencia de Irán, los económicos debido a que Yemen se constituye como la salida natural al mar Rojo y al Cuerno de África, y también los políticos, como forma de dar “un toque de atención” a las potencias, además de suponer un “campo de pruebas para probar máquinas de destrucción”.

Asimismo, en base a los datos que maneja la comisión La Guerra Empieza Aquí, en ese conflicto bélico se manejan cifras de víctimas mortales que oscilan entre 10.000 y 12.000, así como 21.000 heridos en un escenario de bombardeos contra objetivos civiles como colegios, hospitales y mercados o epidemias de cólera y difteria que están provocando el éxodo de la población y flujos de refugiados.

Y recuerdan que el tráfico de armas con destino a Arabia Saudí es ilegal por estar en guerra, pero pese a ello España vendió 293 millones de euros, muy por encima de los 69 que están autorizados (en 2014), sin que el propio Gobierno sea capaz de controlar su destino final. Recientemente visitaba España el monarca saudí para firmas acuerdos comerciales en esta línea.

Sospechan que la naviera saudí Bahri, que en poco más de un mes ha hecho dos escalas en el Puerto de Santander con maniobras confusas e irregulares, ha empezado a subcontratar el transporte de armas y explosivos a otras compañías ante la presión de la sociedad civil a las autoridades portuarias y gubernamentales.

EL TRASIEGO DE BARCOS CON ARMAS ES CONSTANTE EN EL PUERTO DE SANTANDER

Según ha podido saber EL FARADIO de fuentes portuarias, en realidad el Puerto de Santander acoge prácticamente cada semana tráfico de armamento como granadas o explosivos.

De hecho, sólo durante 2018 (estamos a 13 de mayo) han llegado una quincena de barcos, algunos con más de una visita, con este tipo de mercancías, con las que se procede según un protocolo especial.

Imagen de archivo del barco Panthera J

 

Barcos como el MCP Nicosia, Danica Violet, Copenhaguen, Danica Sunrise, Arife, Onego Ponza, Nomadic Milde, Coe Leni, Marianne Danica, o BBC Everest.

Son, por tanto, flujos constantes, prácticamente semanales (hay semanas en los que vienen dos barcos con estos fines), que cargan munición, fundamentalmente granadas y explosivos en contenedores, procedentes de la fábrica de Santa Bárbara en Burgos, y que se embarcan en Santander.

Ese es el principal tráfico: la presencia de los barcos saudíes, los llamados Bahri, es reciente (constaba un antecedente hace un par de años, cuando llegó a embarcar tanquetas y vehículos militares) y el Panthera J. es la primera vez.

El problema con estos otros tráficos, los más frecuentes en el Puerto de Santander, es que se conoce su origen, pero no su destino, por lo que no es posible saber si esas armas se dirigen a países en guerra o con violaciones de derechos humanos.

Esas son precisamente las restricciones que marca el Código de Conducta de la Unión Europea en materia de comercio de armas.

Además, estas prácticas se benefician de la complejidad en las rutas: a veces se alcanza a saber uno de los destinos intermedios –suele pasar en Australia–, pero no el final. Varios de los barcos que han cargado explosivos en el Puerto de Santander han acabado, por ejemplo, en países africanos.

Otro factor que provoca opacidad es la subcontratación, como los activistas sospechan que se está haciendo con el Pantera J., que formalmente no pertenecía a la naviera saudí pero que acabó recalando a su costa.